VIERNES 18 DE JUNIO, 2021
Una hasta el fondo
GIL GAMÉS
CDMX
Miércoles 21 de Abril 2021, 19:58 hrs
Héctor
Estrada
Leonel
Durante
Francisco
Gómez Maza
Kyra
Núñez
Gil
Gamés

Una hasta el fondo | GIL GAMÉS
CDMX, a 21 de Abril de 2021

El Presidente del no

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil caviló: donde parece existir un amplio acuerdo que no le favorece, el Presidente se enoja. Un político de poca monta propuso en el Senado un artículo transitorio a la Ley Orgánica del Poder Judicial que ampliaría dos años los mandatos del actual presidente de la SCJN y de los integrantes del Consejo de la Judicatura Federal. La aprobación del Senado viola la Constitución: el presidente de la Suprema Corte sólo puede ocupar ese cargo cuatro años y está prohibida la reelección. Lo nombra, además, el pleno de la Corte.


Será el sereno, pero nuestro Presidente dice que la ampliación de dos años del mandato del ministro de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar, es constitucional. Y advirtió que en caso de que no se prolongue ese periodo, quien llegue será más de lo mismo: “Yo entiendo que es constitucional, que no es inconstitucional, pero eso lo van a discutir en la Cámara de Diputados. Mi opinión ya la externé: el ministro es un hombre íntegro, honesto y que ayudaría mucho a la renovación del poder judicial. Si no se amplía el periodo, quien llegue va a ser más de lo mismo, más de lo que significaba el antiguo régimen”.


Los que saben de estos asuntos, jurisconsultos probados afirman esto que Gilga leyó en su periódico El Universal: Sergio García Ramírez: “Me sorprende la declaración del Presidente de la República. No recibió la asesoría para atender este asunto tan grave”. Diego Valadés: “El Poder Judicial es una institución y funciona como tal, no ignora ni depende de la voluntad de una persona”. Pedro Salazar: “El combate a la corrupción en el Poder Judicial no puede depender de una sola persona, más allá de los méritos de la misma”. Catalina Pérez Correa: “La aplicación de las leyes no es personal y no depende de una persona sino de la fortaleza de las instituciones”. Pues nada, el Presidente dice que la prolongación del periodo de Zaldívar es constitucional. ¿Qué hacemos? ¿Nos damos de topes contra los muros?  Sí: ¡soc, soc, soc!


Gil caviló: donde parece existir un amplio acuerdo que no le favorece, el mandatario se enoja


El INE resiste. El Presidente insiste: “la desaparición del INE está descartada porque se requiere un organismo para la organización de las elecciones; lo que hay que buscar es que sea profesional, imparcial, recto, incorruptible, no sometido al poder”.


Aquí hay complejidades: en primer lugar el poder en nuestros días lo tienen el Presidente y Morena, en eso Liópez Obrador no se equivoca; en segundo lugar, imparcial, recto e incorruptible, eso ha sido el INE, por eso el Presidente despacha en Palacio Nacional; por lo demás, pensémoslo bien, para qué necesitamos un organismo electoral, eso es un aparato de neoliberales, el Presidente debe hacer una encuesta: ¿quiere usted votar en boletas y depositarlas en una urna, o alzar la mano en grandes concentraciones del pueblo bueno? ¿Alguien quiere apostar el resultado de la encuesta?  Cantemos: “¡Oh Juárez, apóstol, invicto paladín! / Los patrios pendones se inclinan ante ti / Porque fuiste baluarte inamovible /  Que a las fuerzas oscuras doblegó / Y marcas la ruta de nuestra redención”. Y así, hasta Macuspana.


Luismi


Gil debería atender asuntos graves de la plaza pública mexicana, pero ¡rayos! La serie de Luis Miguel ya está en la pantalla. Miky se ha obsesionado y quiere encontrar a su madre. Gamés pregunta, ¿quién no se obsesionaría con la desaparición de su madre? Los noventa subían el telón y el padre de Luismi perecía. Un Luis Miguel un tanto más embarnecido lamenta esa muerte, pero, al mismo tiempo, se siente liberado y eso le ocasiona una culpa profunda. ¡Oh, Freud! Escuchen: Luismi contrata a un agente del Mossad, de la poderosa agencia de inteligencia israelí. Ellos deben encontrar a su madre. Pero todo se ha descompuesto y por si fuera poco, en un concierto en Perú, un aparato de sonido mal calibrado le revienta a Luis Miguel el oído izquierdo. Como lo oyen. El Sol no podrá cantar durante un año. Tragedia. Todo parece perdido para nuestro ídolo. Sus propios hermanos lo desconocen. El secreto: ¿Luisito Rey mató a la madre del Sol? ¿O fue Tito, su tío malo? Ah, la vida, qué dura y difícil. Gilga espera los próximos capítulos.


Todo es muy raro, caracho. Como diría Groucho Marx: “No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo”.





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Director Editorial: Rodrigo Yescas Núñez.
Director Administración: Eliseo Maheda López.
Webmaster: Norberto Cañaveral.
Comercializadora: RODELI SA de CV.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA