MIÉRCOLES 13 DE NOVIEMBRE, 2019
@Gjsuap nos dice que...
GONZALO J. SUÁREZ
Tuxtla Gutiérrez, Chis
Martes 18 de Junio 2019, 3:03 hrs
Héctor
Estrada
Francisco
Gómez Maza
Ángel
Ksheratto
Ruperto
Portela
Gonzalo
J. Suárez
@zolliker

@Gjsuap nos dice que... | GONZALO J. SUÁREZ
Tuxtla Gutiérrez, Chis, a 18 de Junio de 2019

CON LA ley en la mano.

Contra la voluntad presidencial irrestricta a favor de ciertos proyectos personales muy apreciados pero que son errores y la “voluntad popular” expresada en consultas populares amañadas para respaldarlos, ha surgido un antídoto. Un antídoto que está en nuestro propio diseño institucional desde que empezamos la vida independiente. Pero que pocas veces como ahora se han usado adecuadamente.
Se trata de la división de poderes. Se trata de que el Poder Judicial pueda y deba decir si el Poder Legislativo cumplió los procedimientos adecuados al hacer leyes y si el Poder Ejecutivo las está aplicando adecuadamente en los proyectos de obras públicas que tiene a su cargo.
La Refinería de Dos Bocas pretende ampliar nuestra capacidad de refinación de petróleo a fin de aumentar la producción de gasolinas en territorio nacional. El detalle es que se hará en Tabasco, cuándo sería más útil si se hace cerca de los mercados que busca abastecer. Por ejemplo, en Tula, cercano a la Zona Metropolitana del Valle de México. También podría recuperarse la capacidad ociosa de las refinerías existentes, que trabajan a un tercio o menos. El detalle es que les falta mantenimiento y que con sus costos de operación elevados -en parte por un sindicato fallido, una administración ineficiente y algunos corruptos salpicados aquí y allá en ambos campos- pierde dinero. Pero no: se trata de que la primera refinería en más de treinta años se haga desde cero, en el estado del presidente y con dinero público “para salvar a PEMEX”.
El Tren Maya busca conectar uno de los destinos turísticos de playa más importantes del mundo, Can-Cún y la Riviera Maya, entre si y hacia los destinos de turismo cultural medianamente cercanos, como Chihén-Itzá y Palenque. Claro que para hacer eso requiere adecuar casi 1,300 kilómetros de vías construídas en medio de selvas.  ¿De verdad alguien querrá viajar ocho, diez, doce horas en tren para ir a ver piedras, por muy ruinas mayas que sean? La respuesta es “NO”. Chichén Itzá es una maravilla del mundo antiguo… pero por si sola no hará que el tren sea rentable. Tal vez el tramo entre Tulúm y Can-Cún podría serlo; pero los demás mil kilómetros no tienen cómo pagarse.
El aeropuerto de Santa Lucía tiene fallas de origen bastante graves. Desde que no vieron un cerro que interfiere con las pistas (y que al adecuar el trazo ya no permite operaciones simultáneas) hasta que el acuífero que lo busca alimentar está bajo un cementerio nuclear; o considerar que dos aeropuertos civiles pueden operan conjuntamente, cuándo si hay operaciones militares grandes (como despegue de aviones Hércules) tienen que suspender despegues o aterrizajes por un buen rato. 
De esos tres proyectos consentidos del presidente hay órdenes que evitan que se continúen en tanto no se compruebe documentalmente su viabilidad y se cuenten los permisos ambientales y de otro tipo en tiempo y forma. Y eso lo piden distintos jueces. Porque no basta que sean malos y peligrosos:  tienen que ser legales. Los proyectos y sus dueños. Y eso… no todos lo logran.


 





COMENTARIOS


CONTACTO   |   MAPA DEL SITIO   |   AVISO LEGAL   |   AVISO DE PRIVACIDAD
Director Editorial: Rodrigo Yescas Núñez.
Director Administración: Eliseo Maheda López.
Webmaster: Norberto Cañaveral.
Comercializadora: RODELI SA de CV.

Derechos Reservados® Núñez Diaz Editores, SA